Cómo favorecer la lactancia materna

El escaso instinto de amamantamiento de nuestra especie, propio de los primates, hace necesario que los humanos lo desarrollemos a través de la observación. A finales de los años 50 surgieron en Estados Unidos grupos de apoyo a las mujeres con esta finalidad: promover y facilitar el desarrollo del instinto lactante y la recuperación de la cultura de la lactancia.

Nuestra experta en lactancia, Silvia Arias, recomienda en este vídeo el contacto directo con el bebé y confiar en las posibilidades de la madre para dar respuesta a las necesidades del recién nacido. Puesto que el instinto de amamantamiento debe despertarse con la observación es fundamental que la mujer vea cómo otras madres dan el pecho a sus hijos. Así mismo, el contacto directo, piel con piel, situar al bebé sobre la madre con poca ropa, tener paciencia y “confiar” en la forma en que el bebé se acerca instintivamente al pecho (el bebé posee mucho más instinto que la madre) son las claves que hacen nazca esa capacidad para desarrollar la lactancia de forma natural.

“La madre debe fomentar el contacto piel con piel y confiar en el instinto natural de su bebé”

En este vídeo, Silvia Arias nos habla también de la importancia de estar prevenida respecto a los cambios físicos y emocionales que la mujer va a experimentar durante el puerperio (período que dura la recuperación completa del aparato reproductor después del parto, que suele prolongarse entre cinco y seis semanas). El conocimiento de estas alteraciones naturales facilitará una lactancia más fluida y con menos ansiedades.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.