La copa menstrual: qué es y cómo se usa

La copa menstrual ha irrumpido en el mercado farmacéutico para cambiar la forma en que las mujeres afrontan la menstruación.

En este post os proponemos conocer la copa menstrual a través de dos vídeos. En uno abordamos los aspectos más prácticos, con un punto de vista farmacéutico, y en el otro ofrecemos una perspectiva que tiene más que ver con la psicológica y la educación sexual. Esperamos que ambos os resulten interesantes.

Este dispositivo inerte y reutilizable recoge el flujo menstrual y ayuda a la mujer a reforzar la musculatura vaginal.

La copa menstrual ha irrumpido en el mercado farmacéutico para cambiar la forma en que las mujeres afrontan la menstruación. Nada tiene que ver con los productos absorbentes como los tampones o las tradicionales compresas y paños. La copa menstrual consiste en un sencillo recipiente de silicona en forma de campana donde se recoge el flujo menstrual y que, una vez extraída de la vagina, se vacía para ser reutilizada nuevamente en la siguiente menstruación.

Esta idea tan simple tiene años de historia. Las primeras copas menstruales datan de 1867, pero no fue hasta los años 30 del siglo XX cuando comienzan a fabricarse de forma industrial en los Estados Unidos. Su uso se interrumpió por varios motivos, entre ellos la falta de rentabilidad y la carestía del primer material con el que se fabricaba: el látex. En la actualidad su diseño se ha perfeccionado y se elabora principalmente con silicona clínica, lo que garantiza su inocuidad e higiene en el contacto con las mucosas de la vagina, evitando alergias y reacciones adversas.

Un producto controvertido

La copa menstrual tiene defensoras y detractoras. Cristina García, farmacéutica de genteUp, la describe como “un producto sanitario que cumple la misma función que los tampones u otros productos que se emplean para recoger la menstruación femenina”. Su uso es sencillo. “Cuando empieza menstruación se coloca la copa enrollándola o plegándola sobre sí misma y, una vez colocada en el interior de la vagina, se expande para que genere vacío. Así hace su función de recipiente, sin provocar pérdidas”, explica.

Consejos para usar la copa menstrual

Acostumbradas al uso de compresas y tampones, muy fáciles de poner y retirar, el manejo de la copa menstrual requiere de cierta destreza, exige cierta habituación, lo que puede suponer un inconveniente para comenzar a utilizarla.

Una buena solución para acostumbrarse a su manejo es practicar con ella cuando no se esté menstruando. Como consejo, nuestra farmacéutica recomienda “girarla y apretarla ligeramente una vez colocada en el interior de la vagina, de esta forma nos aseguramos que de que está bien asentada y que ha hecho el vacío necesario para evitar pérdidas”.

Muchas mujeres que todavía no la han utilizado temen el momento en que se retira. Quizá sea el instante más crítico, ya que un derrame puede parecer una verdadera catástrofe. Para facilitar esta tarea la copa incorpora en su parte inferior un pequeño pivote o tirador que se puede recortar. Este “tirador” permite retirar la copa suavemente sujetándola con seguridad.

Como hemos dicho, es importante hacer alguna práctica de forma previa.

¿Quién puede usar la copa menstrual?

Su uso no tiene contraindicaciones, salvo en el caso de las fabricadas con látex que podrían causar reacciones a mujeres con alergia a este material y son más propensas a acumular bacterias.

Cualquier mujer puede usar la copa menstrual, sea cual sea su edad. De hecho, se fabrica en varias tallas con esta finalidad. La sexóloga Carolina Lombardía destaca que precisamente la copa menstrual nació con la idea de adaptarse al cuerpo de la mujer, “algo que tardó en conseguirse en el caso de los tampones o las compresas”.

Hay que aclarar que los diferentes tamaños en los que está disponible este dispositivo no tienen que ver con la cantidad de flujo menstrual”, señala la farmacéutica Cristina García, “La diversidad de dimensiones está relacionada con los cambios fisiológicos de la mujer tras el parto. Las más pequeñas estás destinadas a mujeres que no han dado a luz o lo han hecho a través de cesárea, y las copas más grandes son para mujeres que han pasado por un parto natural”.

Las diferencias físicas -no asociadas al parto- también pueden determinar qué tamaño es más adecuado para cada mujer, de forma que si un tamaño no se adapta bien y no realiza su función adecuadamente, se recomienda probar con otro.

¿Y en el caso de aquellas mujeres que todavía no han mantenido relaciones sexuales? Pueden utilizar la copa menstrual sin ningún riesgo. Para ellas está recomendada las más pequeñas.

Por último, una de las ventajas del uso de la copa menstrual es que ayuda  a reforzar los músculos situados debajo del intestino, vejiga e intestino grueso. “Las mujeres que utilizan la copa menstrual están realizando los famosos ejercicios de Kegel, útiles para personas con problemas de pérdidas de orina o control intestinal”, añade Carolina Lombardía.

Mantenimiento y conservación

La utilización de silicona médica en la fabricación de la copa menstrual ha permitido la expansión de su uso y su comercialización en masa.

Este material evita infecciones, ya que es inerte como el cristal, y puede estar en contacto con el cuerpo de la mujer sin causar ningún tipo de reacción. De hecho, el uso de la copa menstrual es mucho más higiénico y seguro que la utilización de tampones -relacionados con el Síndrome de Shock Tóxico- y de compresas o toallas higiénicas -que pueden producir o agravar la cistitis.

El uso de la copa menstrual es más higiénico que la utilización de tampones y compresas

Incluso con estas ventajas, la copa menstrual requiere de una serie de cuidados relacionados con su limpieza e higiene. Una vez retirada hay que vaciarla y limpiarla con agua y jabón. Si estás en un baño público y no tienes disponible un lavabo puedes usar una toallita húmeda.

Después de cada ciclo hay que esterilizar la copa menstrual hirviéndola en agua durante 4 o 5 minutos. También es recomendable guardarla en una bolsita o recipiente hermético hasta que llegue la siguiente menstruación.

Manteniendo estos cuidados mínimos, una copa menstrual puede durar hasta 10 años, lo que supone un importante ahorro en compresas o tampones. Por no hablar de sus beneficios medioambientales, ya que no se producen deshechos.

Educación menstrual

La sexóloga Carolina Lombardía destaca la importancia de la copa menstrual en la educación sexológica de la mujer. “Es fundamental que las niñas y las chicas jóvenes conozcan alternativas que pueden repercutir de forma positiva en su vivencia de la menstruación para salir de la parte negativa asociada a ella”, aclara.

Todo lo que conocemos hasta ahora son productos absorbentes que se utilizan bien vía interna o externa pero que mantienen la humedad en la zona, y eso genera mucho malestar, incluso eccemas o heridas que tardan en cicatrizar”, advierte Carolina Lombardia, “y todo esto es acumulativo, ya que la piel tiene memoria”.

Muchas niñas se enfrentan a sus primeras menstruaciones sabiendo cómo va a transcurrir pero “sin ver” ese proceso. Para nuestra sexóloga es importante que la mujer se reconcilie con su cuerpo, que sepa cómo funciona pero también que reconozca las sensaciones que le produce.

El uso de la copa menstrual supone un paso más allá en la relación de la mujer con su menstruación y su cuerpo. “Es básico que las mujeres manipulemos nuestro cuerpo, que no tengamos reparo o asco a la hora de enfrentarnos a la menstruación. Es una sangre limpia”, señala, “es nuestra propia sangre sin ninguna connotación negativa”.

Usar la copa menstrual nos va ayudar a romper muchos mitos, ya que todas tenemos la sensación de que perdemos litros y litros de sangre durante la menstruación. Sin embargo, si vemos lo que realmente queda recogido en la copa nos damos cuenta de que son cantidades que no tienen nada que ver con esa idea errónea. De este modo podemos entender realmente cómo está funcionando nuestro cuerpo”, explica.

Es posible que no todas las mujeres tengan que usar siempre la copa menstrual. Pero sí que es una opción que hay que conocer y que debe ser tenida en cuenta dentro de los cambios y situaciones nuevas por las que va a atravesar el cuerpo femenino”, concluye nuestra experta en sexología.

Accede ahora a todos nuestros videoconsejos de salud

genteUp te ofrece vídeos de salud y bienestar con garantía médica.
Videoconsejos realizados por doctores, profesionales sanitarios y expertos en bienestar.
Regístrate gratis y accede ahora a nuestros vídeos.

DATE DE ALTA y ACCEDE


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.