Tipos de anestesia

La medicina aplica diferentes clases de anestesia según el tipo de intervención quirúrgica. El Dr. Carlos Nieto, anestesista, nos explica las más habituales.

El objetivo de la  anestesia es que el paciente que se somete a un procedimiento quirúrgico o tratamiento médico invasivo que puede generar algún tipo de dolor o malestar lo haga sin molestias y con la mayor seguridad posible, facilitando así la intervención del profesional sanitario.

Dependiendo del tipo de intervención será necesario aplicar un tipo de anestesia específico. Esta es una decisión que tomará tu médico, aunque en determinados casos es posible tener en cuenta las preferencias del paciente.

El  término anestesia proviene del griego ἀναισθησία (anaesthesia) y su significado viene a ser el de “pérdida o ausencia de sensibilidad”.

La elección de la anestesia

El Dr. Carlos Nieto, médico anestesista, señala que a  la  hora  de  elegir  el  tipo  de  anestesia  idóneo  para  cada  caso  concreto,  el equipo de facultativos dará  prioridad  a  la  técnica anestésica más segura y confortable para el paciente. “Los doctores valoran la zona a intervenir, la duración prevista de la operación, las enfermedades del paciente, los tratamientos que toma, los riesgos esperables y también, cómo no, las preferencias del paciente”, indica el Dr. Nieto.

“Hay que  tener  en  cuenta  que  algunas personas tienen miedo a la falta de control que  supone la anestesia general y prefieren mantenerse conscientes durante la intervención si es  posible. Otros, en cambio, preferirán no  enterarse de nada”, señala el Dr. Nieto.

No  siempre  es  factible  que  el  paciente  elija  el  tipo de anestesia, pero si este manifiesta sus inquietudes, el anestesista seguro que las tendrá en cuenta, ya que el plan anestésico debe ser diseñado conjuntamente entre los profesionales y el paciente.

Estos son los tipos de anestesia  utilizados en medicina y los casos en los que se emplean.

Técnicas anestésicas

– Anestesia general

Consiste en la administración de fármacos que producen la inconsciencia del individuo.  Durante  la anestesia general el paciente no es consciente de su entorno, no siente dolor y no se mueve ante los estímulos de la cirugía. El paciente se encuentra tan  profundamente dormido que habitualmente no respira con normalidad, por lo que suele ser necesario insuflar aire en sus  pulmones de forma mecánica, mediante un respirador a  través de un tubo colocado en la tráquea (tubo endotraqueal) o mediante otros dispositivos (como la mascarilla laríngea).

– Anestesia regional

En este caso, se pretende que una zona del cuerpo se vuelva insensible al dolor y sin capacidad de movimiento.

El dolor, como cualquier otra sensación, es un proceso que requiere que uno  estímulos eléctricos viajen subiendo a través de los nervios y la médula espinal desde la zona dolorosa / lesionada hasta el cerebro.

En el caso del movimiento de los músculos la transmisión de esa señal eléctrica a través de los nervios y la médula desciende desde el cerebro hasta el músculo.

Con la anestesia regional se logra interrumpir esas señales eléctricas en los nervios, por lo que el paciente no siente dolor ni es capaz de mover la zona anestesiada. Para lograrlo se  utilizan unos fármacos especiales (los anestésicos locales). Estos fármacos se inyectan en   la espalda (anestesia neuroaxial, que incluye la epidural y la intradural o raquianestesia) logrando anestesiar la mitad inferior del cuerpo.

En otros casos el anestésico local se inyecta junto a un nervio, con lo que quedará solamente anestesiada la zona del cuerpo cuya sensibilidad viaje hacia el cerebro a través de ese nervio. Este tipo de anestesia se utiliza frecuentemente para cirugías de la mano y el brazo, inyectando el anestésico a nivel de la axila.

– Anestesia local

En el caso de la anestesia local, el fármaco anestésico es inyectado directamente en los tejidos sobre los que se va a intervenir (generalmente por el  propio cirujano) quedando la zona insensibilizada.

Esta técnica es útil para intervenciones habitualmente sencillas en zonas corporales  pequeñas y superficiales (intervenciones en el dentista o extirpación de lesiones en la piel, pequenos tumores superficiales, etc.)

– Sedación

En este caso se administran fármacos similares a los empleados en la anestesia general, pero en dosis más pequeñas. De este modo, se logra que el paciente se encuentre confortable y tranquilo.

La  sedación puede ser superficial, buscando sólo calmar la ansiedad y nerviosismo del  individuo, pero manteniendo un nivel de conciencia que le permita colaborar, manifestar su comodidad, expresar sus necesidades… En otros casos se busca un nivel de sedación más profundo, de tal forma que el paciente deja de ser consciente de la situación y no tiene recuerdo de la intervención.

Todas estas técnicas anestésicas no son incompatibles entre sí. Por ejemplo, pueden  realizarse una anestesia regional y general a la vez (el  paciente  estará completamente  anestesiado durante la intervención, pero al despertar de la cirugía  tendrá la zona  corporal operada adormecida y con menos dolor durante el postoperatorio). Otra combinación habitual consiste en añadir sedación a la realización de una anestesia regional.

Vigilancia anestésica monitorizada

Es un concepto relativamente moderno. Consiste en la presencia de un anestesista que realiza una vigilancia sobre el paciente durante el procedimiento médico y actúa sólo en caso necesario si surge alguna complicación (ansiedad, dolor, problemas respiratorios o circulatorios…).

¿te has quedado con ganas de ver el vídeo completo?

genteUp te ofrece vídeos de salud y bienestar con garantía médica.
Videoconsejos realizados por doctores, profesionales sanitarios y expertos en bienestar.
Regístrate
rápido, sencillo y sin nada que instalar

DATE DE ALTA GRATIS


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.